25 de junio de 2012

Sierra de Gorbea: Urratxa (1.060), Azaolako Atxa (1.167) y Usotegieta (1.188)

Salgo desde el aparcamiento de Belaústegi en dirección a la majada de Austingarmin y por el camino voy meditando la ruta a seguir. La idea inicial es llegar hasta el collado de Ipergorta, hacer cima en el mismo Ipergorta, continuar hacia Gorosteta, bordear las campas de Arraba y bajar hacia el arroyo Padrobaso para visitar su nacimiento, pero este recorrido ya lo hice el día que seguí el curso del Padrobaso, así que al llegar al collado Ipergorta decido continuar por la pista en busca del Padrobaso y su nacimiento.


Pero tan sólo un par de minutos han bastado para cambiar de idea. Comienzo a descender la pista atravesando uno de los neveros que aun se mantienen por la zona y me aparto unos metros del camino para sacar fotos. Poco a poco, embobado por la belleza del lugar, me sigo apartando de la pista y voy descendiendo a través de un hayedo y entre paredes de roca. No hay sendero, pero la orografía no deja lugar a dudas, basta con buscar las zonas más despejadas y seguir descendiendo hasta alcanzar las orillas del Padrobaso. Ha sido una variante inesperada, pero muy entretenida y recomendable porque no reviste ninguna dificultad a pesar de que por lo escarpado del terreno pueda parecer lo contrario.


Ahora toca disfrutar un rato de las aguas del Padrobaso, con sus pequeños rápidos y los continuos saltos de agua. Me lo voy a tomar con calma, así que monto el trípode para ver si puedo sacarle provecho al kilo extra de peso que llevo hoy a la espalda. Casi siempre llevo un pequeño trípode al que no le acabo de dar el uso que debiera, pero como digo, el cauce del Padrobaso es para disfrutarlo y hoy el trípode me va a venir muy bien.


Después de más de una hora entretenido con la cámara remonto el cauce del arroyo hasta alcanzar su nacimiento, o mejor dicho, sus nacimientos, ya que el Padrobaso emerge de dos puntos diferentes muy próximos entre sí. El de mayor caudal lo hace en una oquedad en cuya base manan las aguas que enseguida se juntan con las que vienen de una pequeña y muy bonita surgencia que hay entre dos hayas, tapizada en su parte superior por una alfombra de musgo. La verdad es que es un rincón muy agradable, a la sombra de la peña Urratxa, cuya cima es mi próximo objetivo.


Desde el mismo nacimiento del arroyo comienzo a remontar la pendiente y escarpada pared de la peña Urratxa, sin sendero, pero por terreno cómodo, aunque algo resbaladizo por la hierba y con bastante pendiente en algunos tramos. El buzón de la cima no se ve hasta que no se está prácticamente junto a él.


Para el descenso hay que localizar un pequeño hito que marca la ruta a seguir, después con un poco de intuición y algún que otro hito desmoronado el camino se vuelve más evidente. El descenso es rápido y me lleva directamente a la pista que viene del collado de Ipergorta. Ahora toca remontarla tranquilamente, bajo un sol primaveral, pero que calienta como si fuese pleno verano.


Alcanzo el collado, pero en lugar de continuar por la pista para regresar a Belaústegi, me desvío hacia la izquierda, siguiendo las marcas de pintura roja y blanca que, atravesando otro bonito hayedo, llevan hacia la despejada cima de Usategieta. A mitad de camino se encuentra la rocosa cima de Azaolako Atxa, pero no me entretengo demasiado en ella, prefiero seguir adelante y sentarme sobre la verde hierba de Usategieta para descansar y disfrutar de las vistas, Gorbea, Aldamín, Gorosteta, Usategieta, Itxina, Odoriaga y los montes de Arno, Sierra Salvada, Anboto…


Ya sólo me queda descender hacia Austingarmin y retomar la pista que en poco más de veinte minutos me devuelve al aparcamiento, a la ciudad, a casa, y a la cruda realidad de los lunes…



FOTOS

Música de Texas: "Whem We Are Together"



TRACK

21 de junio de 2012

Monte Santiago: Arando (973)

Hoy toca un poco de nieve. Ya tenía ganas de pisar el blanco elemento y la verdad es que no podía haber elegido un sitio mejor, además parece que el día va a acompañar. No se trata de hacer un gran recorrido ni de subir cimas, eso ya lo intenté haces unos días en Artzanburu, con mi cuñado “el montañero”, durante la subida nos empapamos con una persistente llovizna y al llegar arriba nos recibió una espesa niebla, seguida de una fuerte ventisca que nos dejó congelados, así que hoy se trata de disfrutar de la nieve, del sol y, sobre todo, de los paisajes del Monte Santiago.

Dejo el coche en el congelado aparcamiento que hay a la entrada del parque, el acceso a los vehículos está cerrado ya que todo está completamente nevado y helado, tanto que unas raquetas no hubieran estado de más, incluso en algún tramo no hubieran estorbado unos crampones.

Comienzo a caminar por la pista, pero para evitar el camino por el que va todo el mundo, hoy nadie se quiere perder el estado del salto del Nervión, me desvío hacia la senda que pasando por la Charca Cotón enlaza con la ruta que une el puerto de Orduña con el mirador de Arando. Mi intención es llegar al salto del Nervión por la senda que discurre pegada al borde de los cortados.

 
El paisaje está impresionante, todo cubierto de blanco, con un cielo por momentos encapotado que amenaza con nuevas nevadas. Se camina cómodo por la nieve, siguiendo alguna que otra huella, atravesando alguna zona completamente helada en la que resulta difícil mantener el equilibrio.


Cuando tengo a la vista el mirador de Arando puedo ver en sus cercanías lo que parecen ser dos perros, pero me llama la atención que no hay nadie por los alrededores, me detengo para observar con más detenimiento, pero no, por allí no hay nadie. No soy muy amigo de los perros, y mucho menos si andan sueltos. La sierra Salvada es uno de los pocos lugares donde aún hay lobos, y aunque esta puede que sea una posibilidad bastante remota tampoco la descarto, así que decido darme la vuelta y regresar a la pista por la que todo el mundo se dirige al salto del Nervión.


El salto apenas lleva agua, pero en cambio, el intenso frío ha hecho su trabajo y la cascada aparece completamente helada en su parte superior. Nunca la he visto con un buen caudal de agua, pero tampoco esperaba encontrarme este espectáculo de hielo. El viento en el mirador del salto del Nervíon es bastante fuerte y la sensación térmica es de bastante frío, así que me voy hacia una zona más resguardada antes de decidir por donde continuar la ruta.


Finalmente decido continuar con la idea inicial de rodear el monte Santiago pegado a los cortados, así que me dirijo de nuevo hacia el mirador de Arando. Las vistas sobre el circo de Délika son espectaculares. Alcanzo el mirador sin ningún contratiempo, o sea, que los perros, lobos o lo que fuesen ya no andan por allí.


Desde aquí me dirijo hacia la casa del parque donde aprovecharé para comer y trastear un poco con la cámara.


Para el camino de vuelta, en lugar de utilizar la transitada pista voy a coger uno de los senderos que discurre prácticamente paralelo a la misma, pero que no se le parece absolutamente en nada. Mientras puedo oír a la gente caminar por la pista yo voy completamente sólo por un paraje de una belleza extraordinaria, y esto a tan sólo unos metros de la pista. Es la llamada senda de la Dehesa, que parte desde uno de los aparcamientos que hay junto a la casa del parque. Esta senda acaba en otro aparcamiento, donde enlaza con la senda de la Charca de Cortón y finalmente me lleva otra vez a la pista, camino de la entrada al parque.



FOTOS
 
Música de Two Bits: "Laura Palmer´s Song"



TRACK

10 de junio de 2012

Sierra de Anboto: Urkiolamendi (1.011), Kurutzeta (1.202) y Larrano Puntie (981)

Hoy he quedado en Durango con un forero de Mendiak para vender mi última adquisición fotográfica, una Panasonic FZ38, quizás una de las mejores cámara tipo “bridge” (puente), un paso intermedio entre quienes no se deciden entre las pequeñas, versátiles y cómodas compactas y las pesadas, pero más completas réflex, aunque para los aficionados sin grandes pretensiones creo que la diferencia ente unas y otras cada día se va diluyendo más, y como en mi caso, la comodidad y la ligereza se han convertido en una prioridad, así que mientras mi canon G11 siga operativa no necesito más. En fin, que con la historia de la cámara y ya que me he acercado hasta Durango aprovecho para subir hasta Urkiola y hacer alguna ruta corta y tranquila.

La elección es Kurutzeta, inicio del cresterío que une el collado Larrano con la cima del Anboto. Salgo desde el aparcamiento de Urkiola y me dirijo hacia la cima de Urkiolamendi, cumbre que no requiere un gran esfuerzo y que sirve para calentar las piernas, además es uno de los mejores miradores de la zona, sobre todo para contemplar el cresterío entre Alluitz y Larrano, con los impresionantes pasos del infierno y de Urkulu destacando sobre la misma.


Desde Urkiolamendi desciendo hacia las campas de Pol-Pol y desde aquí me encamino hacia el collado Larrano. El camino a seguir no deja lugar a dudas, subir en línea recta por la cresta herbosa hasta alcanzar una zona de rocas donde el sendero se difumina. La ruta correcta rodea la cima, pero yo prefiero seguir lo más cerca posible del cordal, lo cual exige alguna pequeña trepada y cierta precaución en algún paso, pero alcanzar la cima no resulta difícil.


Las vistas sobre el cordal que lleva hacia el Anboto son muy tentadoras, pero por hoy me voy a conformar con Kurutzeta, aunque Elgoin está muy cerca y durante unos momentos dudo sobre si alargar un poco más la ruta, pero finalmente me quedo donde estoy. Me apetece más sentarme tranquilamente a disfrutar de la paz y la tranquilidad que se respira aquí, en la solitaria cima de Kurutzeta.


Comienza a caer la tarde e inicio el descenso por el mismo camino de subida. No tengo prisa y una vez en el collado Larrano me acerco hasta la cima de Larrano Puntie. El acceso a la misma no requiere apenas esfuerzo, pero sí cierto cuidado ya que junto a la misma hay un gran agujero, con niebla o con la roca mojada puede convertirse en un problema, pero hoy no es el caso. Desde Larrano Puntie se tiene una muy bonita vista sobre el cresterío que lleva al Alluitz, este también se muestra muy tentador y además lo tengo pendiente, quizás para esta primavera…


Toca regresar a Urkiola. La primera opción es coger la pista en las campas de Pol-Pol, pero resulta un tanto aburrido, así que decido volver a subir por Urkiolamendi, desde mi reciente paternidad no son muchas las salidas que estoy haciendo y eso se nota en la forma física, así que voy a darle un poco de caña a las piernas. Como he dicho al principio Urkiolamendi es un excepcional mirador, y más ahora que no hay absolutamente nadie en la cima, es más, ya no se ve a nadie por la zona, algún rezagado que también ha preferido disfrutar de la soledad en alguna de las muchas cumbres que se pueden hacer por la zona.


El aparcamiento, antes abarrotado, también se muestra solitario a últimas horas de la tarde.



FOTOS

Música de Chris Spheeris: "Enchantment"



TRACK

9 de junio de 2012

Sierra de Aramotz: Leungane (1.009), Artatxagane (998) y Arranatx (898)

Hoy estoy de pruebas, me explico, acabo de adquirir una nueva cámara de fotos y es la primera vez que la utilizo en el monte. Y como suele ser ya habitual para estos menesteres, Aramotz se ha convertido en un lugar perfecto para realizar mis test fotográficos. La cámara es una Panasonic FZ38.

Comienzo la ruta en Oba, si seguimos la carretera que llega a este núcleo urbano hasta el final llegaremos a una pequeña explanada que sirve de aparcamiento, junto a un caserío con dos perros muy ruidosos. Lo siento por los inquilinos del caserío porque son poco más de las ocho de la mañana y el alboroto de los perros es tal que supongo que habrán despertado a todos.

Desde este punto sale una pista por la que iremos ganando altura hasta alcanzar el collado de Iñungane, cruce de caminos donde se encuentra un refugio con una zona de uso público. Aquí se acaba la pista y el camino se convierte en una senda que por terreno rocoso y despejado nos irá acercando hacia un hayedo con vistosos ejemplares, un sitio perfecto para empezar a probar la cámara.




Me entretengo un buen rato fotografiando los árboles y continúo la ruta en dirección a la cima de Leungana, que se ha convertido en la que más veces he subido. Tras disfrutar de las bonitas vistas hacia el interior de Aramotz y al cercano parque natural de Urkiola continúo por el cresterío en dirección a la cima de Artatxagana. Sigo por el cordal en busca de la escondida y aparta cima de Aranatx, situada frente al imponente Mugarra.





Dejo la cima de Aranatx y prosigo mi camino siguiendo las marcas de pintura roja que deben llevar hasta Mañaria. Se desciende por una amplia canal herbosa con una fuerte pendiente para, una vez abajo, girar a la derecha y volver a ganar altura por un camino que discurre junto a discreto arroyo. Mi intención es enlazar con el camino de subida, más o menos por la zona donde me entretuve a primera hora fotografiando las hayas. 





De vuelta hacia Oba por el mismo camino de subida sólo resta llegar a casa para ver las fotos, analizarlas y decidir si la FZ38 cumple con todos los requisitos necesarios para desbancar a la magnífica Canon G11.



FOTOS

Música de Edwin Collins: "Never Meet A Girl Like You" 
 


TRACK
 

Perdido en las alturas © 2008. Chaotic Soul :: Converted by Randomness